Biografía de la Pastora

PASTORA MARTA PAGÁN

La Pastora Marta Pagán, nace un 4 de septiembre en Coamo, Puerto Rico. Aceptó al Señor a la edad de 12 años bajo el Ministerio Clamor a Dios Internacional del Rev. Jorge Raschke, en agosto de 1975.

A la temprana edad de 12 años se sometió a una vida de oración y ayuno intensa juntamente con sus padres y hermanos, ya que todos aceptaron al Señor para el mismo tiempo. En esa búsqueda personal con Dios recibe el llamado al “servicio (pastorado)”. Los años subsiguientes fueron años de mucha educación y experiencia ya que se destacó en estudiar en el Instituto Bíblico, en diversas funciones de la iglesia tales como en el ministerio de alabanza, ministerio de niños, jóvenes, en la enseñanza de la Palabra de Dios en la Escuela Bíblica, Escuela de Verano, e Instituto Bíblico. Otras funciones, entre otras, la secretaría, tesorería y en la organización de campañas y eventos.

La Pastora Marta es la décima hija nacida a quien fuera el músico del pueblo de Coamo, PR, el señor Dámaso Colón y María Julia Padilla. De ellos les nacieron 13 hijos y todos heredaron hermosos y diversos talentos en la música para gloria de Dios. También fueron encomendados y llamados a ser Pastores y Evangelistas a temprana edad y se ocuparon en proclamar de día en día la salvación de nuestro Señor Jesucristo. Hoy la familia Colón cuenta con 7 pastores entre los hijos y 2 pastores entre los nietos.

Conoce en el 1986 al que es hoy su esposo, el Pastor José Antonio Pagán, quienes buscaron dirección de Dios para la aprobación de sus nupcias. El Señor les confirma tanto el llamado al Pastorado como su unión matrimonial en una visión en donde veían los dos ministrando juntos en Colombia a una multitud de niños.

Seis años después de haberse conocido, contraen nupcias el 8 de junio de 1991. De éste enlace Dios les regala cuatro preciosas joyas: Yulissa, Emily, Joelle, y Jocelyn; quienes junto a ellos trabajan arduamente en la obra del Señor teniendo siempre presentes el privilegio de trabajar para Dios mientras el día dure.

En enero 23 de 2006 el llamado a pastorear se realiza en ambas vidas abriendo las puertas de la Iglesia Cristiana Arca de Refugio, Inc. ¿Por qué el nombre? Dios nos dijo que atraves de éste ministerio el libertaria a los cautivos y oprimidos, sanaría al quebrantado de corazón, levantaría al caído y por medio de su palabra proclamar día y noche el poder maravilloso del Señor.

Esta familia ha aprendido a vivir una vida de total dependencia de Dios y a ejercitar la fe como su más valiosa arma espiritual. La provisión de Dios ha sido patente en sus vidas cada día sustentada por un notable liderazgo y carisma, así como una incuestionable pasión por ganar almas para el reino de los cielos enfocándose siempre en hacer de nuestra iglesia un lugar de refugio espiritual.

Sus mensajes de parte de Dios son notablemente centrados en el reto a acercarnos más a Dios, caminando y viviendo vidas rectas delante de su presencia; preparándonos para ese día glorioso de la venida de Cristo por su iglesia.

La autoridad que han recibido de Dios para ministrar su palabra al pueblo hace que sus mensajes sean retadores y sus ministraciones respaldadas por una poderosa unción del Espíritu Santo para provocar salvación, sanidad, y restauración a las almas.

El enfoque de los Pastores Pagán en ser portadores de la misión “Convirtiendo Miembros en Ministros Para Dios” es que en cada persona que llegue a la Iglesia Arca de Refugio sea útil y enteramente preparada para toda buena obra (2 Timoteo 3:17); presentándose a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la Palabra de verdad (2 Timoteo 2:15).

Nuestra iglesia está actualmente experimentando una explosión espiritual en donde vemos el crecimiento en membrecía, y la preciosa obra redentora de Dios en cada corazón.

Las proyecciones son claras y la meta está bien definida: Impactar con el Evangelio a todo Winston-Salem y su vecindad; que cada hogar sea de impacto a su comunidad, en donde se predique el evangelio de salvación y se viva una vida optima de total servicio a Dios.